Grandes Villanos de Marvel Universe: Los Thunderbolts

Llevaba mucho, mucho tiempo sin poner una entrada de esta sección. Pero hemos vuelto, y esta vez a lo grande. Porque los Thunderbolts es uno de esos comics de Marvel que debería haber sido más apreciado y conocido y que parte de una premisa que es, sencillamente, GENIAL.


Los Thunderbolts nacieron en los años 90 de la mano del guionista Kurt Busiek y del dibujante Mark Bagley, mi dibujante favorito desde que recuerdo. Cuando aparecieron, en los comics Marvel se había producido un hecho dramático: los Vengadores y los Cuatro Fantásticos habían muerto, y no era una decisión tomada a la ligera. Tan bajas eran las ventas de estos personajes que Marvel había tomado una decisión editorial inaudita, y era apartarles de la continuidad estándar y crearles nuevas colecciones de cero, en su propio entorno aislado, para ver si así, con suerte, mejoraban las ventas. Algo inaudito si se tiene en cuenta que a día de hoy tratan obsesivamente de enlazarlo todo con todo en una única línea temporal.

En este clima inestable, Marvel de repente anunció a los Thunderbolts, acogidos por los lectores con gran escepticismo y aún menor confianza. Se los veía como unos Vengadores de segunda, conceptos repetidos de personajes que -algunos se quejaban- recordaban mucho a otros que ya existían. Se los crucificó antes de poder ser juzgados, vamos.

Luego la gente leyó el número 01... y se convirtió automáticamente en el comic más vendido de la compañía.

Hay que reconocer que Marvel se lo curró, pero en términos de promoción, no fue lo más sensato lo que hicieron. Digamos que tenían tanto amor por la excelente idea de Busiek que la apoyaron hasta el final, sorpresa incluída.

La cosa es como sigue en el número 01. Los Thunderbolts son un equipo que, ante la desesperación del mundo por haber perdido a sus más grandes héroes (asesinados por Onslaught, uno de los peores enemigos de los X-Men, que por cierto sí sobrevivieron), hacen acto de aparición con la noble intención de ocupar el lugar de los caídos, en palabras de Ciudadano V (V de Victoria, como él mismo dice), y encargarse de enemigos clásicos de ellos, como Doctor Doom o los Amos del Mal, dirigidos por el nazi Barón Zemo.


Los miembros de su equipo son personajes que molan, tienen su gracia en términos de diseño (gracias al gran Mark Bagley), pero tampoco es que sean nada nuevo. Mach 1 es un tío con una armadura que le permite ser como un avión en miniatura, Pájaro Cantor manipula el sonido y lo hace sólido, Meteorito es superfuerte y puede volar, Atlas puede crecer hasta ser como un edificio, y Tecno pude crear casi cualquier chisme moderno imaginable.

El caso es que les va mejor de lo que podía esperarse, la gente confía en ellos, los tíos te caen bien, y de repente, al final del número 01:


Sor-pre-són. Los Thunderbolts son, todos, ¡villanos disfrazados! Es más, ¡son los Amos del Mal a los que habían jurado destruir!  La cara que se te queda al enterarte no tiene precio... en concreto Mach 1 es Escarabajo (enemigo clásico de Spider-man), Pájaro Cantor es Mimí Aulladora, Meteorito es Piedra Lunar (adversaria de Hulk o los Vengadores entre otros), Atlas es Goliat, Tecno es el Arreglador, y el sorpresón gordo es que Ciudadano V es... ¡el Barón Zemo, uno de los peores enemigos del Capitán América!

La idea fue alabada como pocas. Todo era parte de un plan de Zemo para, aprovechando la ausencia de los héroes, ganarse la confianza de todos y así atacar cuando menos lo esperaran. Pero surgió un problema, y es que a algunos de estos villanos le empezó a gustar sentirse queridos por la gente, a tal punto que desearon convertirse en héroes... con lo cual Zemo empieza a tener que atar corto a sus hombres. Por no mencionar que no tarda en unirse un nuevo miembro, Jolt... que no tiene ni idea de quiénes son realmente sus compañeros...

Los Thunderbolts supusieron toda una revolución en el Universo Marvel. No sólo por lo original de la idea, también porque fue una de las pocas veces que hubo cambios de verdad, es decir; algunos personajes realmente fueron otros para siempre a partir de ese momento. Y no es un cambio menor, pasaron de villanos a héroes, nada menos. ¿Quiénes fueron...? ¡Tendréis que leerlo para saberlo!

Con la marcha de Busiek tras tres largos y excelentes años la colección prosiguió, pero cambiaron el concepto. Los Thunderbolts seguían siendo villanos, pero villanos que el gobierno había atrapado obligándoles a trabajar para ellos a menos que quisieran pudrirse en una celda para siempre (como Venom o Bullsyeye). La idea era interesante, pero ya no gozaba de la frescura del concepto original, y además era un evidente plagio de un concepto muy superior en el Universo DC: el Escuadrón Suicida, del que hasta se ha rumoreado que podría haber peli y todo en algún momento.

De modo que ahí está mi recomendación: Thunderbolts de Kurt Busiek. Un comic superheroico divertido, enganchante y original como pocos de los que habréis leído, y disponible en dos tomos gracias a Panini, lo que resulta muy de agradecer. ¿Quién dijo que estaba todo hecho en materia de superhéroes?

Ir al índice de villanos

Contacta con el autor

dagon.magnus(arroba)gmail.com


Los Caídos

Los Caídos
"No fue el fin... sino el principio"

The Jammers

The Jammers
"De pequeños queríamos ser estrellas del rock o tener poderes. Ellos consiguieron ambas cosas"

Perséfone

Perséfone
"La visión es el arte de ver lo que es invisible para otros"

Outcast

Outcast
"Puede verlo todo, y recordarlo todo... pero nadie puede recordarle a él"

Balamb Garden

Visitas