Viernes de Superhéroes Bizarros: Adam West-Batman

Antes de ninguna otra cosa, sí, no os habéis equivocado. Voy a hablar de este Batman:


Bien, ya está dicho. Ahora, prosigamos. Y la frase que voy a decir ahora la digo TOTALMENTE en serio. La película de Batman que protagonizó Adam West no sólo es la película de Batman que más veces he visto en toda mi vida, es la que más me ha divertido y la única que me compré por propia voluntad sin que me regalaran.

Muy bien, ahora partiros. Sí sí, os oigo resoplar, pensais que ya me he vuelto gagá y que digo chorradas y sinsentidos. Ved la película, insensatos, como la vieron todos mis amigos que se rieron cuando les hice el comentario, y cuando la veáis espero vuestras disculpas y vuestras frases estilo 'nunca volveré a dudar de ti', igual que dijeron mis amigos. Aquí abajo, en la parte de repsuestas al post, si hace falta.

Insistiré en ello. Si quedáis en casa con los colegas, y queréis poner una peli de superhéroes para que os consideren el mejor anfitrión del mundo, esta es vuestra película. Ni Michael Keaton, ni Christian Bale ni aficionados de tercera. Adam West es Batman que más vive el papel con absoluta diferencia.

La película es una obra maestra del surrealismo en todos los sentidos. Los acertijos más bizarros del Enigma se encuentran aquí, como el famoso '¿qué es amarillo y escribe?' '¡Un platanobolígrafo!', dice Robin todo contento. Sí, partiros de lo absurdo de la respuesta si queréis. Pero entre la ESO y los recortes en educación a ver cuántos alumnos aventajados hubieran dado con la solución.


Batman es un verdadero prodigio de oratoria en esta película. Sus frases son verdaderas perlas memorables del estilo de 'sal y corrosión, los eternos enemigos de la lucha contra el crimen', o cuando Robin le pregunta cómo es que salvó a los parroquianos de un bar Batman contesta 'nunca olvides, Robin, que además de borrachos son seres humanos'. Eso es una frase para la posteridad y no las de Gandhi.

Robin, el pequeño Chico Prodigio, como lo llaman todo el rato en la peli, es también todo un ejemplo a seguir para estas generaciones descarriadas que no comprenden el valor que hay que tener para calzarse unas mallas rojas y verdes y que tu nombre traducido quiera decir 'petirrojo'... o algo que no voy a mencionar, os metéis en Wordreference y lo miráis, no seré yo quien difame el buen nombre del más joven del Dúo Maravilla.


Pero veo que seguís sin estar convencidos. No comprendéis la obra maestra que estoy poniendo en vuestro conocimiento. Por ello pasaré a hablar de la acción, acción a raudales. No se limita a hablar el gran Bruce Wayne en su identidad de cruzado enmascarado. Como diría Robin, '¡santos impuestos, Batman! Aquí hay más villanos que en una celda maloliente de la cárcel del condado'. Nuestros héroes deben enfrentarse a ni más ni menos que los cuatro peores enemigos de Batman, a saber: Joker, Pinguino, Enigma y Catwoman. Todos tienen sus grandes momentos, quizás a destacar el momento en que Pinguino usa una boya para pegarles magnéticamente a la misma, lanza un torpedo y Batman logra desviarlo con uno de sus aparatos, pero cuando lanza el siguiente se le acaban a Batman las pilas del aparato (verídico) y se salvan gracias a... ¡no! ¡No puedo, no debo decirlo! Es demasiado mítico para destriparlo con burdas y meras palabras. Debéis verlo. Me lo debéis. No compréis mis libros, ¡ved esta película! Me postro ante ella como un humilde aprendiz.

Joker trata de matarles por medio de explosivos en una escena que supone un claro precursor de otra que sale en The Dark Knight, esa película que trata en vano de alcanzar el nivel de maestría de esta maravilla inenarrable, y Enigma por medio de acertijos. En cuanto a Catwoman... ah, como siempre, usa la seducción contra Batman, y ahí vemos que Adam West es un actor de matices, que comprende la naturaleza del personaje... en concreto que debido a estar siempre rodeado de su pupilo y un viejo mayordomo y pasarse la mitad del día con mallas que le aprietan ahí abajo, está más salido que el pico de una plancha, pero todo sea dicho, se le perdona porque es un ligón de tomo y lomo soltando frases a una periodista rusa (recordemos que son los 60) del estilo de 'ese muro que separa nuestros países es terrible, deberíamos hacer algo para relajar tensiones'. Qué gran hombre es Batman, siempre atento a buscar parabienes para sus congéneres, incluso cuando lo único en lo que está pensando es en mojar.


La cantidad de frases, escenas, momentos míticos, es incontable. Es como las grandes películas y obras clásicas de la literatura, cada vez que la veo descubro un nuevo detalle que pasé por alto. Escenas para la posteridad, toneladas. La conversación telefónica con el Pentágono es un pártete la caja de principio a fin, lo mismo que la imperdible explicación de Batman sobre la antimateria, la absolutamente memorable escena de la bomba en el puerto o la deducción de Robin de que detrás del alias de 'P. N. Guino' se encuentra... los más de tres segundos que tarda en descubrirlo, los más tensos de la historia del cine. Eso sí es expectación y no la frase de Darth Vader de que es el padre de no sé quién.

En resumen, ¡ved esta película! Requisitos imprescindibles estar acompañado, comentarla es tan divertida o más que verla, ¡y expandid su buen nombre! Debemos elevar este prodigio cinematográfico a los altares en los que siempre debería haber estado.

Sólo una última cosa para dejarlo bien claro: hablo en serio, si queréis partiros, pasar un rato como pocos ratos habéis pasado, este es vuestro film. ¿Malo? ¡Blasfemos! Aquí tenéis el enlace a todas las críticas de la película en IMDB (la friolera de 133), donde la ponen poco menos que por las nubes:

http://www.imdb.com/title/tt0060153/reviews

Grandes Villanos de Marvel Universe: Annihilus

'Es que todo está ya hecho', 'no hay nada original'... ya, claro. A ver, puede que las ideas sean las mismas, pero la manera de mezclarlas y contarlas es lo que da el toque de distinción, eso y un poquito de estilo propio. De modo que juntemos dimensiones alternativas, esporas, rayos cósmicos, inmortalidad, superhéroes y dispositivos de avanzada tecnología, ¿y qué tenemos? Pues tenemos a Annihilus, uno de los más clásicos villanos de los Cuatro Fantásticos que a mí por lo menos me llama cantidad la atención.

Encima sus pintas son cool a más no poder. Ah, y tiene exoesqueleto y alas. Eso siempre son dos pluses en la escala de la molonería.


Annihilus apareció por primera vez en el Anual 06 de los Cuatro Fantásticos. Pa el que no lo sepa, los Anuales son números especiales que salen una vez al año (quién lo hubiera imaginado) y cuentan una historia por lo general autoconclusiva pero que suele ser importante y muy épica. Por ejemplo, el primer Anual de Spider-man narraba su batalla contra los Seis Siniestros (Electro, Sandman, Mysterio, Kraven, Vulture y Doctor Octopus... y sí, fueron tan inútiles de perder).

En este número Reed Richards está preocupado porque su esposa, la Mujer Invisible, está pronta a dar a luz y teme que el accidente cósmico que les dio sus poderes traiga grandes complicaciones para el feto. Investigando descubre un portal a una dimensión alternativa de la nuestra llamada la Zona Negativa, que luego se convertiría en uno de los paisajes emblemáticos del Universo Marvel. Allí detecta una fuente de poder capaz de manipular la radiación cósmica, y con la que cree que podrá salvar a su hijo. El problema es que esa 'fuente' es propiedad de un ser medio insectoide llamado Annihilus, un tirano y dominador que vivía feliz con sus ejércitos hasta que el capullo de Richards le hace entender que hay otra dimensión que podría conquistar. Annihilus es increíblemente inteligente, poderoso e inmortal gracias a un chisme de su invención llamado la Vara de Control Cósmico, que cuelga de su cuello como si fuera una cápsula y que puede verse en la imagen. Richards lo 'coge prestado' y toma una muestra para salvar a su hijo y luego se lo devuelve a cambio de que les deje marchar en paz, pero con el problema de que sus poderes quedan para siempre mermados. Hasta aquí todo más o menos normal (más o menos). Annihilus es otro villano más de la era Lee-Kirby, con su clásica paleta de colores verde y púrpura (os recuerdo que casi todos los villanos Marvel creación de Stan Lee poseen ese esquema de color).


Sin embargo el responsable para mí de los aspectos más interesantes de Annihilus es Gerry Conway. En su regreso, descubrimos su historia... y no es el típico origen del supervillano, precisamente.

Tiempo atrás, la Zona Negativa albergó una cultura alienígena más avanzada que la nuestra. Tanto que empezaron un proyecto para dotar de vida planetas habitables y de condiciones decentes. Construyeron una nave y la mandaron al espacio con una tripulación y una muestra de esporas de su mundo, para que crecieran, evolucionaran, y siguieran el curso de la naturaleza.

Una accidente por desgracia desvió a la nave de su curso y se estrelló en un planeta con terribles condiciones vitales. Acabados, sin comida y sin esperanza de ser rescatados, los viajeros al menos completaron la misión y liberaron las esporas antes de morir.

Luego de eso, pasaron millones de años. La civilización había desaparecido, pero ese planeta bullía de nueva, extraña y monstruosa vida por todos lados. Y de entre todos esos seres alucinantes... uno surgió.


Este ser, un insecto evolucionado, era el primero en tener inteligencia, aunque primitiva, y por tanto ser distinto a los otros. Trataron de matarle, de aniquilarle, pero logró escapar. Y mira tú avatares del destino, que encontró los restos de la nave estrellada. Curioso como pocos, se adentró en ella...


Y allí encontró un resto de la herencia de sus 'padres', un casco diseñado para mostrarle su origen y dotarle de un nivel de inteligencia superior. Construyó su Vara de Control Cósmico, se rehizo a sí mismo desde estos humildes orígenes, y Annihilus nació, para dominar todo su Universo.

La obsesión central de Annihilus, más que la conquista, es la supervivencia. El tío, hay que reconocerlo, se lo curró tela, y por eso vive temeroso de que otro pueda derrotarle. Su conclusión es que, para sobrevivir, hay que matar todo aquello que pueda suponer una amenaza para él. Y esa otra dimensión llena de tíos raros y de trajes coloridos sin duda es una amenaza. Muchos otros además han tratado de robar su Vara de Control Cósmico, como por ejemplo el Doctor Muerte.

Annihilus tiene además un currículo notable. Obligó a Reed Richards a convertir a su hijo en un vegetal, puesto que debido a que lo salvó usando el chisme de Annihilus, se creó un vínculo entre su hijo y el monstruo, y eso hizo que la Mujer Invisible le abandonara. Además de eso, más recientemente, fue el ejecutor de uno de los Cuatro Fantásticos (Reed Richards, la Mujer Invisible, la Antorcha Humana y la Cosa), en un comic tan esperado que se vendió en bolsitas negras para que nadie pudiera ojearlo sin comprarlo. ¿Quién fue? ¡Tendréis que googlear para averiguarlo! Yo sólo digo que la otra hija de Richards, Valeria, no se lo tomó bien:


Annihilus, por cierto, está en el puesto 94 de la lista de IGN de mejores villanos de comic de todos los tiempos.

Ir al índice de villanos

Viernes de superhéroes bizarros: El Monitor y el Antimonitor



Me he decidido a recuperar un artículo que escribí hace años en la revista del Calabozo del Androide (ya irrecuperable por completo)  reciclarlo para esta sección de superhéroes bizarros. Y puede que estos dos personajes sean famosillos, pero no todos los fans de comics han escuchado hablar de ellos y por eso voy a darles la atención que se merecen, empezando por el Monitor.


Lo primero de todo es decir que el Monitor es un personaje del que apenas he leído nada. De hecho, he leído sólo una historia. Pero no es una historia cualquiera, no, es la Crisis en Tierras Infinitas. Es en ese número cuando el Monitor brilla con máximo esplendor. Pero la pregunta que muchos se harán es, ¿quién es el Monitor? ¿Héroe o villano? El Monitor, en muchos sentidos, es un personaje complejo que no puede ser catalogado de una manera tan categórica.

El Monitor, a los ojos del lector, es presentado como un villano de tomo y lomo. Es un sujeto que se dedica a espiar a los héroes del mundo y a someterlos a durísimas pruebas con intenciones finales desconocidas. El Monitor ‘monitoriza’ todo lo que encuentra a su alcance, tanto le da que sean héroes como que sean villanos, de hecho. Es un voyeur de la tragedia humana de misteriosas intenciones.

Con ese currículo, claro, no podía ser presentado precisamente como un héroe más del Universo DC, y por eso la imagen que siempre se tuvo de él fue la de un villano. Pero eso cambió con las Crisis en Tierras Infinitas.

Por aquel entonces el Multiverso DC bordeaba el ridículo. Había tantos universos paralelos y tantos personajes duplicados que había que enumerarlos si uno no quería perderse en toda la maraña (Superman de Tierra 1, Superman de Tierra 2…). Era tal la saturación de personajes (algunos ciertamente absurdos, como la familia de Shazam al completo, todos superhéroes) que se decidió cortar por lo sano y se dio luz verde a esta macrosaga.

La idea inicial es de una sencillez abrumadora: los distintos universos están desapareciendo, aniquilados por una fuerza sin precedentes. La velocidad a la que los personajes son eliminados da pasmo, y es de agradecer para poner un poco de orden en todo ese caos.

En medio del lío, aparece el Monitor. De repente revela que la finalidad de sus actos era preparar a los héroes para ese momento, y la cosa empieza a ponerse interesante. El origen del Monitor sigue sin estar claro, pero uno empieza ya a vislumbrar un objetivo, un plan predefinido. El Monitor insiste en decirles que esa será una batalla sin igual. En el Universo DC, posiblemente, se puede considerar como la primera y mejor ‘batalla sin igual’ que ha tenido, ya que al fin y al cabo todas las batallas y sagas posteriores no son más que repeticiones de esta idea, del mismo modo que todas las sagas Marvel son repeticiones de las Secret Wars.

De modo que los héroes se preparan para luchar. El enemigo parece dirigir un ejército de extrañas sombras que intentan colapsar los distintos universos. Los héroes DC parece que van ganando la contienda, pero de repente la historia da un giro más que interesante, y que hace que el interés del lector alcance el punto máximo.

El Monitor es una gran manifestación cósmica. Nació como fruto de los experimentos de un científico irresponsable que, sin saberlo, desequilibró el orden natural de las cosas. Y como consecuencia de ese equilibrio, el Monitor no nació solo. Al mismo tiempo, en un universo paralelo, nació el Antimonitor.


Se dice que se puede medir a alguien por la talla de sus enemigos. En el caso del Monitor se confirma la regla. El Antimonitor era, sin lugar a dudas, el villano más letal y maléfico que había conocido jamás el Universo DC, además de uno con un aspecto sin duda icónico. Su meta era simple: la destrucción de todos los multiversos. Porque no ha conocido otra cosa que la destrucción, y porque ese ha sido su cometido desde su misma existencia. Allá donde el Monitor observa y aprende, el Antimonitor aplasta y corrompe. Su ejército de sombras no es más que una versión perversa de los métodos del Monitor.

Con cada Universo destruido el Antimonitor es más fuerte, hasta que consigue tomar control de los allegados del Monitor y éstos acaban con su vida. Pero eso, claro, el Monitor ya lo sabía. Sabía que iba a suceder. Por eso ha estado preparando a los héroes tan duramente.


A partir de este punto de la saga el peso de la historia cae sobre el Antimonitor. Un personaje fascinante no sólo por el hecho de ser el primer villano ‘cataclísmico’ del mundo del comic, sino por la gran cantidad de actos dramatizados que los guionistas le hacen cometer. Desde la destrucción de todos los multiversos para dejar sólo uno, amalgama de los anteriores, hasta la épica muerte de Supergirl a sus manos, un momento calificado como uno de los mejores de la historia del comic. El mero hecho de leer el momento en que Superman lleva el cadáver de su prima muerta hacia el Sol para otorgarla un funeral digno de los dioses es memorable y mítico. Sin embargo el Antimonitor no detiene ahí su lista de muertes, y es también responsable de la desaparición de Barry Allen, el primer Flash, en otro momento que sorprende por lo trágico de la situación: el héroe muere solo, sin que nadie sea testigo de su sacrificio, y sin que nadie se entere de hecho hasta mucho más tarde de que haya sucedido. Provoca en el lector una sensación de repulsa, como si fuéramos testigos no permitidos del suceso, nos hubieran amordazado y no pudiéramos contar lo que hemos visto.

Ignoro si después de esta saga el Monitor ha vuelto a aparecer en alguna ocasión. El Antimonitor lo ha hecho al menos una vez, y sorprendentemente su uso ha sido muy muy acertado, y eso que soy un enemigo acérrimo de los retornos eternos de los personajes en los comics. Pero sólo ver esta imagen basta para ver que se han tomado su regreso muy en serio.


Por cierto, en la lista de IGN de los 100 mejores villanos de comic de todos los tiempos, el Antimonitor está en el puesto 49. No es mal puesto teniendo en cuenta que hay grandes pesos pesados como Magneto, Green Goblin, Lex Luthor o Joker.

Contacta con el autor

dagon.magnus(arroba)gmail.com


Los Caídos

Los Caídos
"No fue el fin... sino el principio"

The Jammers

The Jammers
"De pequeños queríamos ser estrellas del rock o tener poderes. Ellos consiguieron ambas cosas"

Perséfone

Perséfone
"La visión es el arte de ver lo que es invisible para otros"

Outcast

Outcast
"Puede verlo todo, y recordarlo todo... pero nadie puede recordarle a él"

Balamb Garden

Visitas